DESAFIO “PUERTOS VUELTA ASTURIAS ´13” 

 

Pues lo dicho, a la celebración de la 57º edición de la vuelta ciclista Asturias, el equipo TRITOBANK no quería faltar por lo que decidía hacer parte de la primera etapa, (un 80% aproximadamente) y verlos pasar por la penúltima subida la desconocida subida al “CUCHU PUERCU”,  para los profesionales la salida sería en la ciudad de Oviedo y la llegada en Pola de Lena tras algo más de 150 km, con pasos por los puertos de La Cobertoria (ascendiéndolo por la cara de Lena), El Tenebredo, El Cordal que incluía la subida al Cuchu Puercu y Carabanzos. Por otra parte los cinco Tritos que se atrevieron (Chavo, Chorche, Dani, Lolo y Melu) acortarían el kilometraje a solo 90 km, pero que incluían el paso por los 3 primeros puertos, los mas duros de la jornada.

A las 10 de la mañana, el grupo se citaría en Pola de Lena, como siempre Chavo, Dani y Lolo los primeros en llegar puntuales a la cita, los “polesos” 20 minutos tarde… Tras los preparativos de rigor, decidimos tomar un cafetín antes de partir, y a eso de las 11 horas se daría el pistoletazo de salida.

Con apenas 2 km en las piernas iniciábamos la primera de las ascensiones del día al Alto de la Cobertoria, 11 km de subida, primer km al 4,5 % de desnivel y los 2 últimos al 5,7% y 1,8% respectivamente, los 8 km restantes no bajan de 7,5% llegando al 11% de media, con puntos al 13% y 14%. La etapa se las traía (etapa digna de una Vuelta a España o incluso Giro de Italia o Tour de Francia)  así que se trataba de dosificar fuerzas todo lo posible, los 4 primeros km todo el grupo junto, a partir de ahí, yo (Lolo) empiezo a flojear y decido bajar un punto más y dejar al resto que suban a su aire, pero la dureza del terreno hace que apenas se distancien, van pasando los km, y enseguida el grupo delantero se vuelve a partir, al ritmo de Chavo y Dani, parece que Chorche y Melu no quieren o no pueden, y empiezan abrir hueco. Es a partir de ahí cuando enseguida yo pierdo de vista al grupo delantero a eso de 4 km para coronar, pero nunca al dúo Chorche-Melu, que apenas me distancian en 300 metros. Tras dejar atrás el desvío al Gamoniteiro, la carretera suaviza y por fin se hace cima. Una primera ascensión conseguida, no sin sufrimiento, pero si con la cautela suficiente sabedores de lo que nos esperaba.

Arriba en el puerto aparecen dos chicas a bordo de un Ford Focus, son dos azafatas de reparto de publicidad del equipo Caja Rural, les hacemos un poco el lio y conseguimos hacernos unas fotos y unas fantásticas camisetas promocionales, tras las fotos de rigor en el cartel,  descenso a Barzana de Quiros y llano favorable hasta Proaza en grupo, disfrutando de los maravillosos paisajes de la zona, por la zona nos encontramos con la señal de avituallamiento para los ciclistas profesionales lo que nos hace recordar que nosotros también comemos, es entonces cuando decidimos relajar un poco el ritmo, comer alguna chocolatina y beber líquido. Enseguida  el pueblo de Villanueva, alli nos encontramos con la 2ª ascensión del día, El Tenebredo, que mas bien debería llamarse el “TIEMBLEBREDO” este puerto es el gran desconocido de la jornada, La Cobertoria y el Cuchu Puercu habían acaparado toda la atención y nadie había reparado en comprobar que dificultad tendría lo que parecía una pequeña tachuela en el perfil facilitado por la organización de la Vuelta, nadie se esperaba que aquel puertecillo fuera el infierno del día, solo sabíamos que era corto, unos 3… 4… km, pero nada más coger el desvío, en la primera rampa ya presagiábamos algo malo, ya que el “Garmin” marcaba 16 % de desnivel, por delante los tres mosqueteros Chavo, Dani y Melu que les picaba el culo y no sabían lo que les esperaría… por detrás el Presi muy inteligentemente, decide esperarme, no está para bromas y sabe que allí hay gato encerrado… Tras pasar el primer km, los 2 siguientes suavizaban un poco, combinando rampas dura con llanos, pero una vez pasado el pueblo del Tenebredo hasta el alto, nos quedaría un último km de infierno, con desniveles del 17% y 18% rozando el 19% y hasta quizás el 20%… Tras dar una pequeña curva a derechas, el Presi y yo divisamos en medio de una recta infernal a un “trito” con los pies en el suelo, se trataba de Melu, que quizás se cebó en el ritmo de mano y en lo duro desfalleció, no pude evitar pegar un grito y decir: Meluuuuu , jjj, por delante Dani haría primero, mojando la oreja al imbatible de la montaña Chavola Palacio, por detrás Melu, y detrás Chorche y yo juntos, al Presi esta vez le tocó hacer de Psicólogo, y a la vez que se retorcía en los metros de más dureza, tenía todavía fuerzas para animarme y que no posara el pie… y vaya como se nota que te los den, si llego a ir solo en ese momento me vengo abajo fijo… tras cambiar sensaciones una vez todos en el alto, continuábamos ruta, descendiendo hasta Soto de Ribera, una vez en el llano, todo el grupo agrupado y pensando en llegar a Vega de Riosa, donde establecíamos un nuevo avituallamiento, en esta ocasión con parada, unos pinchos de lomo y queso como dios manda y unas Cocacolinas que sabían a gloria, tras el esfuerzo realizado.

Una vez repuestas las fuerzas, iniciamos la última ascensión del día, El Cordal por la cara de Vega, y ampliando la versión original, con la incursión del “Cuchu Puercu”. El Cordal ya era conocido para todos, se trata de un puerto de unos cómodos 9 km de subida, con desniveles medios de entre el 7% y el 8 %, una ascensión que si no te cebas y la subes a ritmo tranquilo, no hay complicaciones, y nosotros como ya llevábamos bastante “tute” y las fuerzas de algún TRITO ya se resentían, el Presi impondría un ritmo acorde a todo el mundo y completando esta parte hasta el Alto del Cordal todos juntos. Una vez en el alto, giro derecha dirección “Cuchu Puercu”, carretera estrecha y rota en muchas partes, con 5 km de  vaivenes continuos… Esta vez por delante, Chavo se vengaría de Dani, y en una de las partes más duras, tras notar la fuerte respiración del sotobarquense, bajó 2 piñones y bye bye… Detrás Melu a escasos metros, demostrando que es un sufridor, capaz de lo peor y de lo mejor sobre la bicicleta, quizás le faltó la ayuda psicológica en los momentos más duros, algo de lo que yo tuve por suerte y fue así como completaríamos el gran desafío del día con plena satisfacción para todos.

Tras ver el paso de la gran parte del pelotón y no tras la alargada espera por el pelotón final los Tritos decidimos meternos entre medias y bajar en dirección Pola de Lena para intentar ver la llegada en Meta. Durante la bajada los ayudantes, controladores de curvas y colaboradores en seguridad de la prueba nos confunden con profesionales, llegando a darnos indicaciones y asegurandonos el corte de carretera para darnos vía libre, incluso llegamos a mezclarnos por instantes con el pelotón multicolor que nos adelantó a mas de 80 km/h en la bajada de la Cobertoria. Del baño de masas que se dio el Presi en Meta no comentar mucha cosa, solo que fue aplaudido y confundido como el ganador de la etapa a excepción de algún aficionado que le gritó a su paso por meta con las manos alzadas; “Chaval que te queda subir a Carabanzoooo”...

Jornada excepcional de cicloturismo en la que disfrutamos y sufrimos como nunca en un trazado muy exigente y digno de una gran Vuelta!!!


LOLO Y CHORCHE

ENTIDAD COLABORADORA CON EL EQUIPO CICLISTA TRITOBANK