La Bañeza,  28 de abril de 2013


Por segundo año consecutivo, el equipo TRITOBANK asistía a una nueva edición de Marcha Cicloturista Primavera, organizada por nuestros colegas del C.C. Piñón-Cortes. Seis componentes del equipo,  a Borja, Chavo, Dani, Lolo y Melu se les unía desde Madrid Jorge, que vendría en solitario a dar mucha guerra e intentar disputar a los más de 120 ciclistas, el triunfo de la etapa.

A eso de las 7.15 A.M., nos encontraríamos los astures en la gasolinera antes de Pola de Lena, la nieve por la montaña central nos avisaba de que el tiempo no estaba para bromas, los carteles avisaban que el Pajares con cadenas, pero el descaro de los Tritos haría que continuáramos la marcha, Chavo delante haciendo de quitanieves, Borja y Lolo justo detrás, y el Melu que se hacía de rogar que si asistía o no a la cita, 10 minutos por detrás. Una vez superado el Negrón, pista limpia y hasta La Bañeza.

Sobre las 8.30 horas, ya estábamos desayunando y poco a poco iban llegando los efectivos. Una vez todos, Isidro y Santi nos guiarían hasta el Centro Nuestra Señora del Valle donde sería el lugar de concentración de la prueba, además de la salida y de la llegada de la misma.

9.30 horas, salida, como ya sabemos esta es una marcha con 2 tramos controlados y otros 2 libres, los primeros km, todo en orden, ritmo más que cómodo, pero ya notábamos lo que sería la gran dificultad del día, el viento en contra nos iba a acompañar durante gran parte de la marcha.

El primer tramo controlado, de unos 30 km, aprovechábamos para ir poniendo la piernas un poco a tono, pero el frio matinal no serviría de gran ayuda, una vez en Valdespino, se abre la veda, tramo libre, algún valiente empieza a tirar, los TRITOS todos juntos a ritmo de Jorge, esta vez el más listo de la clase, no quería entrar al trapo, ya que su estrategia era más que clara, reservarse para los últimos 20 km. El aire apretaba de lo lindo, y si te despistabas un poquito, resultaba casi imposible volver a contactar con el grupo, unido alguna bajada que no tenia buen piso, hizo que Dani y yo (Lolo) nos descolgáramos  unos metros, que resultarían imposibles de recuperar hasta la llegada del avituallamiento, pero sin gran importancia ya que no sería más de 1 minuto.

Avituallamiento como es debido, líquidos, fruta, galletas y como el año pasado, una parada algo más corta, haría que no se quedara la gente medio congelada… Una vez reanudada la marcha, nuevamente marcha controlada, por un terreno favorable a un ritmo algo más alegre,  si el año anterior rodábamos por una zona maravillosa entre pinos y a la sombra, el incendio que arraso este verano la zona, nos encontrábamos con un panorama dantesco y con daños irreparables…

Una vez en el pueblo de Quintanilla, “STOP” todo el mundo, llegaba la hora de la verdad, se iniciaba el segundo y último tramo libre de la prueba, 4 km hasta el Alto del Pinar, con 2 km en subida, llano y ultima rampa de 500 metros, la estrategia por parte de todos era clara, apretar hasta el alto y una vez allí, coger el grupo idóneo para esos 20 últimos con carretera ancha y resguardarse lo mejor posible del aire.

Jorge corona con los primeros espadas, a continuación Chavo y Borja, detrás Melu y Dani y por ultimo y a escasos metros Lolo. Quedaba la ultima parte de la prueba, esa zona al que todo el mundo temía por las rachas de aire que rozaban los 60 km/h…  Apenas 4 km, yo (Lolo), el grupo en el que me encuentro, divisa a 2 TRITOS, serian Melu y Dani, tras apretar un poco, consigo darles caza, uniéndose los 2 grupos seriamos unos 20 efectivos, pero la verdad que solo tiraban 5 o 6…  Melu y yo entre los 5 primeros de la grupeta, justo detrás Dani, que no llevaba buenas piernas y se le haría un pelín duro en lo que es su terreno favorito. Poco a poco, vamos restando metros, y aguantando todo tipo de tirones… como a 10 km para el final, Melu va en cabeza del grupo,  con un amigo del Navastur, yo en principio pienso que hay buena sintonía entre los dos, pero resulta lo contrario, y existe una piquilla como luego me comentaría en la llegada Melu, siendo el resultado de la misma, un enemigo menos ya que desfondaría y no sería capaz de aguantar el ritmo. Seguimos restando metros, llegamos al pueblo de Herreros, diviso a 2 colegas del Piñón-Cortes parados, se trata  de Isidro y Santi, como es de recibo, me informo del problema, pinchazo, pregunto si necesitan algo y rápidamente me dicen “no, dale…continua…”, enseguida damos vista desde un alto a La Bañeza, se que queda apenas 3-4 km para la meta. Continuamos los 3, Dani, Melu y yo liderando el grupo de unos 20 efectivos, cuando de golpe a la salida de una semicurva, nos encontramos con un coche de las fuerzas de seguridad en medio de la carretera, aviso a Melu de la llegada, y como no podía ser de otra manera… sprinta, giro a la izquierda con paso por el aire incluido de la alcantarilla, yo que soy más cauteloso levanto, llegando el delante, seguido por mí y a mi estela Dani. Una vez en meta, nos enteramos de que Jorge haría pódium, llegando en el primer grupo y cruzar la línea de meta en tercera posición. Siguiente grupo, Chavo y Borja, y tercer grupo nosotros, entrando todos los componentes del TRITOBANK entre los 20-30 primeros y entre 3 y 4 minutos de separación, que yo creo que no está nada mal, ya que los colegas del Navastur, que los hay que andan muy bien, llegarían detrás de todos los TRITOS.

En definitiva, una nueva marcha superada, con unas sensaciones mucho mejores que hacia 1 año en este mismo lugar, en lo que sería mi bautismo en marchas cicloturistas. El resto de Tritos, demostrando que están como motos y que están dispuestos a dar mucha mucha guerra…

Tras una merecida y caliente ducha, trofeo conmemorativo y una gran y deliciosa paella a degustar, este año no trajimos ningún trofeo de equipo, así que desde aquí animo al resto de TRITOS a ponerse las pilas y sumar efectivos, ya que siendo 5 o 6 vamos jodios en ese aspecto…


Y como hoy es el cumpleaños de Jorge, y ha hecho pódium, le voy a dar el privilegio que él en primera persona nos cuente los pormenores  de esos últimos kilómetros donde se subió al tercer cajón del pódium:

CRONICA JORGE:

Parada en el km 60,3 del garmin que lo puse un poco tarde en total serían unos 91 km, y esa parada correspondería al km. 67.7 aproximadamente. Arrancamos la subida yo en cabeza con el vicepresidente del navastur, que después del avituallamiento le echaron la bronca unas cuantas veces ya que iba por delante del grupo que organizaba, llegando a decir uno de ellos “a ese que le den los 15 euros y que se largue pa casa” pero el muy fanfarrón cuando ya quiso el del navastur reagruparse paso a su lao y no le dijo na, pero yo sí, “que faes ahí solu” y me responde “calentando las piernas que quede friu en el avituallamiento”, no me jodas lo nunca visto debía ser que por delante del grupo había calefacción y nadie se entero a no ser él, porque ahí había un frio que pelaba,  cuando ese del Navastur iba por delante alguno del navastur me decía, “a ese que va ahí delante apuesto te lo que quieras a que no lo ganáis, el otro día fue a comer a cabrales y volvió en bici solo, ta como un toro no hay dios de nosotros que y meta mano” y la respuesta fue contundente, “donde este uno del Navastur tien que haber un Tritobank o más por delante” y ahí quedo la conversación, el chaval se acojono y no era para menos ya no saco el tema más, ya suponía que los Tritobank son para echáis de comer aparte y más si enfrente hay uno  del Navastur, non ye que me caigan mal sólo ye rivalidad sana, sana donde la haya.

Bueno a ver por dónde iba que me caliento sólo, con solo pensar en rivales, (pura motivación jjj), empezamos a subir y ya en el km 60,6 ya empiezan las hostilidades y empiezan a pasar como aviones y ya hay que apretar porque si no se van, subimos todo el tiempo a unos 30 km/h a excepción de unos 100 metros que bajamos a 21 km/h, llegando a coronar la primera rampa en el km 61,9 con el garmin a reventar y yo también con 190 pulsaciones, aprovecho el llano para recuperar dentro de lo que se puede, ya que no se baja de 48 km/h hasta la última rampa y antes había unas cuantas, no bajando yo de 180 pulsaciones. Veo que soy el último del pelotón de un total de unos 15 aprox y no veo a nadie conocido, sólo a Isidro del Piñón-Cortes,  ya se divisa la última rampa al fondo y la gente otra vez a tirar a reventar y en el km 66 se corona donde el grupo principal me sacan unos cuantos metros donde me tengo que lanzar a todo lo que daba para abajo para poder cógelos teniendo que ponerme otra vez a 190 pulsaciones durante un 1,4 km a 50 por hora con un viento fuertísimo en contra, al final cojo al pelotón de cabeza y vaya alegría después de un gran esfuerzo que sólo está hecho para paisanos, entre ellos claro estoy yo…!!!. En cabeza sólo tiraban cuatro,  yo siempre iba en cabeza porque podría haber abanicos y así fue ya que durante unos 2 km los cuatro que tiraban y yo estuvimos solos escapaos, donde el resto tuvo que apretar para cogernos, alguna vez me obligaban a tirar a mí, donde las pulsaciones subían muy rápido y rezaba para que entraran al relevo ya que el estar ahí era mucho desgaste y yo ya había dicho en el “whatssap” el día anterior, que iba a ganar y no a los compañeros del Trito, sino al pelotón…. Pasaban los km y en cada repecho, no se bajaba nunca de 26 km/h y algo que me llamo mucho la atención fue que los relevos se daban por la derecha, algo que nunca había visto,  ya que el aire pegaba por el frontal izquierda y así se subía más fácil a cabeza, el ritmo de cabeza era muy alto rodando con viento muy fuerte en contra, como ya repetí varias veces, a 50 km/h un ritmo infernal, donde Isidro siempre que había un ataque saltaba a por ellos no dejando a ninguno moverse del pelotón, aunque yo creo que mucho no podrían hacer durante mucho tiempo tirando sin un grupo grande, cuando faltan 5 km para meta ya empiezan los movimientos y la gente empieza a ponerse en cabeza buscando sitio para el sprint y en el km 81.5 según mi garmin, empiezan los serios ataques donde no era tan difícil responder, claro para un Trito, y los voy dejando ya que era muy lejos y los que lo hacían eran más bien mayores y lo hacían desde muy lejos, pero en el km 83.3 empiezan a saltar chavales jóvenes y ahí ya hay que darlo todo llegando a ponerme a reventar con 188 pulsaciones que los cuádriceps se me querían subir, pero me dije ahora o nunca y nos llegamos a poner a unos 45 km/h no bajando en ningún momento, ni tan siquiera en la curva donde alguno lo paso mal, de 37 km/h en plena curva peligrosa y jodida, donde yo tenía una buena colocación por el interior de la misma y el tercer puesto que tenía no me lo iba a quitar nadie por mucho que lo intentaron. Ahí en la meta en el km 84.4 estaba Miro, uno del Navastur y compañía, que quedaron fríos viendo a un Trito ahí arriba y por detrás los demás Tritos donde el primero del Navastur llegaba después  de todos nosotros…


Ha sido un día de cumpleaños muy feliz, que veo como los km de entrenamiento hacen su fruto y es una satisfacción poder estar en el pelotón de cabeza y aguantar los duros quites en las rampas que se dán en cabeza y ver que yo sigo con ellos y no sólo aguanto, sino que tengo algo de fuerza para disputar un sprint donde se lanza desde muy lejos y a duras penas, pero consigo esa tercera plaza, que no es nada fácil y supongo que los demás Tritos saben lo que cuesta estar ahí no solo en ese momento, sino por las horas de entrenamiento que hay que hacer, donde mis horas son más complicadas si caben, ya que por lo general siempre suelo hacerlas sólo y el salir en grupo siempre te obliga a entrenar más y se pasa  mejor.

Espero poder  vernos en muchas más pruebas y será difícil estar alguna vez más a esta altura.


Para finalizar, y después del rollo de Jorge, solo espero que si algún colega del Navastur lee esto, no le parezca mal, es una piquilla sana y es un orgullo para el TRITOBANK estar fuera de Asturias y codearse con esta gente que lleva muchísimo tiempo en este mundillo.

Próxima cita, Marcha Cicloturista “Villa de Gijon”

ENTIDAD COLABORADORA CON EL EQUIPO CICLISTA TRITOBANK